A Costa da Morte, origen de su nombre

a costa da morte

En Galicia tenemos nombres curiosos para muchos de nuestros accidentes geográficos. Hoy vamos a hablar de A Costa da Morte, la costa de la Muerte, en castellano.

¿Como llegó a tener tan “dramático” nombre? tenemos algunas historias que explican el origen del nombre de esta costa.

A Costa da Morte, el origen de la leyenda

La primera historia narra las aventuras de los romanos. Los exploradores romanos llamaron a esta zona costera Finisterrae o fin de la tierra porque parecía ser el punto más occidental de la Península. Es decir, el fin del mundo. Este lugar, donde termina la tierra y comienza el mar abierto.

Además, en la creencia romana este punto simbolizaba, además, la transición entre la vida y la muerte. El principio y fin. Luz y Oscuridad.

También parece que los antepasados ​​pre-romanos (célticos y griegos) apreciaron las espectaculares puestas de sol. Donde el sol moría y surgía la una costa dramática concebida como Ara Solis (altar del Sol), para el culo del sol.

La versión menos romántica del origen del nombre se basa en el triste hecho de que más de 140 barcos y 500 vidas se han perdido en esta costa rocosa en menos de 100 años.

La parte menos romántica de las leyendas

Una leyenda horrible, sugiere que los habitantes de la costa provocaron muchos de los naufragios para secuestrar su carga.

Para atraer a los barcos, se ataban luces a los cuernos de las vacas. Los barcos atraídos encallaban en la roca o naufragaban. Desde el agua las luces parecían ser barcos navegando más cerca de la orilla.

Otra leyenda, es que los piratas encendían hogueras en tierra, con el mismo fin que la historia anterior. A imitación de los faros pre-eléctricos, los piratas hacían un camino a lo largo de partes inseguras de la costa. Con lo que conseguían llevar a las desafortunadas víctimas a las frías aguas de su destino.