sol y playa en Galicia

Sol y playa en Galicia

En ocasiones cuando hemos preguntado a amigos nuestros de otros países, siempre han venido a Galicia por el llamado ecoturismo. Recorrer montañas, senderismo y el siempre presente camino de Santiago. Sin embargo hay mucha gente que viene aquí huyendo de las superpobladas playas de la Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. Sol y playa en Galicia es posible.

Sol y playa en Galicia: Relato de nuestras amigas Susan & Kate

“Nos encanta las playas de Galicia porque son idílicas. Sus arenas blancas, perfectamente suaves y finas, se extienden hasta donde alcanza la vista y se sumergen suavemente en un mar azul claro y brillante. En el mar, se pueden ver misteriosas islas que a menudo son envueltas por la niebla. Ofrecen un paisaje misterioso muy bonito.

Te encuentras tomando el sol en una playa gallega en un caluroso y soleado día de verano, y te sientes en el paraíso. Mientras que gran parte de la costa de España está excesivamente poblada, Galicia nos ofrecía unas playas poco concurridas, tranquilas y muy limpias.

Somos ya expertas en viajar a Galicia de vacaciones y esta es nuestra lista de playas favoritas

Playas de Galicia que enamoran

Playa de la Lanzada

Una de las más conocidas. Entre las rías de Pontevedra y Arousa. Hacia el final de la península entre las rías de Pontevedra y Arousa. Es un arco espectacular de 1.5 millas de playa con dunas frente al Atlántico. Es genial para pasear y contemplar el paisaje.

Playa de Barra

Nuestra playa favorita se encuentra en la Península de Morrazo, a 10 minutos en coche al oeste de Cangas. Tienes que dirigirte por una pista de tierra y aparcar cerca del bosque. Es una playa nudista pero muy familiar.

Islas Cíes

No son una playa típicamente. Estas islas están protegidas y los vehículos no pueden entrar. Para llegar necesitas coger un ferry de Vigo, Cangas o Baiona . El paisaje es lo más hermoso que hayas visto nunca.

Rodas

Es una extensión increíblemente hermosa de arena blanca. Cerca hay una laguna con el agua increíblemente dría.  Tiene hermosos senderos entre bosques de pinos y eucaliptos, hasta la cima de los acantilados. La vista del gigante Atlántico es impresionante”

Published by